viernes, 29 de marzo de 2013

ESCRITURA: Consejos para escribir de grandes autores (I, II y III) Gabriella Campbell.




Consejos para escribir de grandes autores (I)

Gabriella Campbell el 18 de marzo de 2013 en AutoresLiteratura
Hemingway
Es frecuente encontrar en Internet listas de consejos de autores famosos para aquellos que buscan mejorar en el arte de la escritura. Estas pequeñas joyas de sabiduría, algunas muy ocurrentes y otras más obvias y manidas, nos dicen mucho además del escritor de quien surjan. Pero esta vez hemos decidido ofreceros una lista de lo mejor de estas listas; es decir: una lista de grandes consejos de grandes autores. Esta lista no es solo para aquellos que escriben, sino que también son interesantes desde el punto de vista del lector; nos ayudan a entender mejor el proceso de creación de un texto y, por ende, el mismísimo texto.
1. Empezamos por Ernest Hemingway. Hemingway no escribió ningún tratado ni ensayo concreto sobre el arte de escribir, pero sí queopinó bastante al respecto en cartas, artículos y algún que otro pasaje en sus libros. Aconsejó mucho; pero sus apuntes más prácticos son, tal vez, los que se refieren a la brevedad (indispensable, según él) y qué hacer en los ratos en los que no estás sentado escribiendo: Lo mejor es parar de escribir cuando vayas bien, cuando sabes qué va a ocurrir a continuación. Si haces eso todos los días mientras escribes una novela, nunca te atascarás. Esta es la cosa más valiosa que puedo decirte, así que procura recordarla. Del mismo modo, decía que el escritor no debía pensar en su texto cuando no estaba escribiendode esta manera tu subconsciente trabajará en ella (la historia) todo el tiempo. Pero si piensas en ella o te preocupas por ella, la matarás, y tu cerebro se cansará incluso antes de que empieces a escribir.
2. Seguimos con F. Scott Fitzgerald. El autor de El gran Gatsby tenía mucho que decir acerca del oficio de las palabras, e insistía en la importancia de los verbos frente a los adjetivos. Decía en una carta que escribió a su hija en 1938 que toda la prosa de calidad se basa en los verbos, que cargan con el peso de las frases. Los verbos hacen que las frases se muevan. En un artículo de 1933 que publicó en el Saturday Evening Post, insistió en la importancia de ser objetivo con el texto de uno, de no apegarse demasiado a este y de recortar y eliminar sin misericordia. Para él era fundamental deshacerse de todo lo que no funcionara, aseguraba que aquí era donde realmente se veía si un escritor era profesional o no: Surgen ocasiones a menudo en las que dicha decisión es aún más difícil. Por ejemplo, en la última parte de una novela, donde nos resulta impensable eliminar toda la obra, pero donde debemos sacar a rastras, por los talones, gritando, a un personaje favorito, que en el proceso se lleva media docena de buenas escenas con él. Otro de sus consejos más conocidos es el siguiente: Deshazte de todos los signos de exclamación. Los signos de exclamación son como reírte de tu propio chiste.
En la siguiente entrega de esta lista, os ofreceremos más palabras sabias sobre el arte de la escritura de mano de aquellos que sabían lo que se hacían. Con todo, cuanto más investiga uno y más consejos busca, encuentra algo que se repite, una y otra vez, como un mantra: Escribe. Lee. Escribe. Lee. Escribe. Y entonces escribe un poco másNo hay nada más importante para aquel que quiere aprender de los grandes.

Consejos para escribir de grandes autores (II)

Gabriella Campbell el 20 de marzo de 2013 en AutoresLiteratura electrónica
Mark Twain
En la primera parte de este artículo os hablamos de algunos de los consejos más interesantes que ofrecieron Ernest Hemingway y F. Scott Fitzgeraldaquellos que quieren aprender a escribir (o mejorar su habilidad, o simplemente, como lectores, entender un poco mejor el funcionamiento del texto y de su proceso creativo). Ahora nos centraremos en otros escritores, que también tienen bastante que aportar al respecto.
Anton Chéjov, uno de los autores de relato más importantes de la historia de la literatura, nos habló de la importancia de mostrar los detalles de forma indirecta, evitando los clichés y las obviedades: “No me digas que brilla la luna; enséñame un reflejo de luz en un cristal roto”.
Uno de los consejos más divertidos viene de la mano de Mark TwainCada vez que quieras usar la palabra muy, escribe condenadamente; tu editor lo eliminará y lo escrito estará justo como tiene que estar. La palabra a la que se refería Twain era damn, que en el inglés de su época era bastante más fuerte que condenadamente (aunque esta es su traducción literal), así que podéis usar en su lugar vuestro taco favorito. Es un consejo que podría aplicarse a cualquier modificador o término del que solamos abusar y que sea innecesario: desde adverbios terminados en -mente a la terminación -ísimo o a adjetivos que no aportan nada al sustantivo. La precisión y el conocimiento de la gramática son siempre nuestros aliados.
¿Y qué dice John Steinbeck de esto de escribir? El autor de Las uvas de la ira da seis consejos fundamentales, que recogió en una entrevista el Paris Review. Primero,abandona la idea de que algún día vas a terminar lo que estás escribiendo. De esta manera no te agobias, te concentras en lo que estás trabajando y el final llegará como una sorpresa agradable (más de un escritor, preocupado más por encajar su obra en un número de páginas aceptable para la editorial que en darle forma a la historia, podría hacer caso aquí a Steinbeck. Segundo, escribe con la mayor fluidez y velocidad que puedas, escúpelo todo en el papel; no corrijas ni reescribas hasta que termines (muchas veces la reescritura no es más que una excusa para no avanzar cuando uno está atascado o lo asaltan las dudas y la inseguridad; además puede influir en el ritmo natural de la escritura). Tercero, olvida a tu público. Escribe para una sola persona, no para una masa desconocida a la que no puedes complacer por completo. Cuarto, si una escena o sección se te resiste, pero crees que es necesaria, déjala aparcada y continúa por otro lado. Cuando termines podrás regresar a ella, tal vez descubras que la razón por la que te daba problemas era porque realmente sobraba o no encajaba ahí. Quinto, cuidado con una escena que te gusta demasiado, más que las demás (y aquí podríamos decir que cuidado también con los personajes que gustan demasiado, más que los demás, el peligro de la mary sue acecha siempre). Es frecuente que destaque demasiado y que no termine de conjugar con el resto, y que ese favoritismo le reste verosimilitud. Y por último, el sexto consejo: si escribes un diálogo, léelo en voz alta mientras lo escribes. Así, la conversación parecerá más realista, se acercará más a la palabra hablada.
En la tercera y última entrega de esta serie de artículos, veremos de qué forma otros grandes autores pueden seguir inspirando con su experiencia y maestría a todos los que escriben.

Consejos para escribir de grandes autores (III)

Gabriella Campbell el 22 de marzo de 2013 en AutoresLiteratura
Laura Gallego
En esta tercera y última entrega de nuestra serie de consejos de los famosos, los grandes, los escritores de éxito y los de inmenso talento (aunque estas dos cosas no tengan siempre que ir de la mano), seguimos investigando qué tienen que decir sobre el acto de escribir aquellos que más experiencia tienen en el asunto.
¿Y qué tiene que decir John Grisham, por ejemplo? A Grishman lo conoceréis por obras de suspense y acción como La tapadera, además de por sunutrida cuenta bancaria. Este abogado tenía muy claro que no podía sobrevivir con la escritura, por lo menos no al principio, e insiste en la importancia de vivir y experimentar antes de publicar, para tener toda una serie de conocimientos y recuerdos con los que trabajar. Explica que al principio uno debe de tomárselo como una afición, eso sí, una afición a la que se le dedica un tiempo todos los días (Grisham recomienda una página al día para empezar). Aunque tengas un trabajo a tiempo completo, debes encontrar tiempo para escribir, conseguir que se convierta en un hábito.
Laura Gallego, a la que conoceréis por obras de fantasía juvenil como Memorias de Idhún, ha expresado en varias ocasiones la importancia de escribir a destajo, y de no rendirse. Antes de que le llegara la publicación de su primera obra, Laura ya había escrito unos catorce libros que no habían conseguido despertar el interés de ningún editor (como veis, el mito del autor al que descubren y publican en cuanto escribe sus primeras 50000 palabras suele ser nada más que eso, un mito). A esta recomendación unimos aquella que ya mencionamos en la primera entrega de estos artículos, y en la que insistía tanto Stephen King: leer. El escritor no debe encontrar siempre tiempo solo para escribir, sino para leer mucho, muchísimo.
Uno de los libros más consultados sobre el arte de escribir es Pájaro a pájaro, de la novelista Anne Lamott. En él nos habla de la importancia de los primeros borradores, esos en los que lo importante es soltarlo todo, y sobre los que luego volveremos para editar, recortar, revisar mil veces:
Para mí, y para la mayoría de los escritores que conozco, el acto de escribir no es como si entraras en trance. De hecho, la única manera de conseguir escribir algo, en mi caso, es hacer un primer borrador realmente malo. Este primer borrador es el borrador del niño pequeño, donde dejas que todo salga y que salte por todas partes, ya que sabes que nadie lo va a ver y puedes darle forma luego. Dejas que esta parte infantil de ti mismo canalice cualquier voz o visión que surja y que aparezca luego en la página (…). Simplemente ponlo todo en el papel, porque puede haber algo genial en esas seis páginas locas que nunca habrías encontrado de forma racional, adulta. Puede que haya algo en la última línea del último párrafo que te encante, que sea tan hermoso o salvaje que haga que ahora sí sepas de qué quieres escribir, más o menos, o en qué dirección podrías ir… pero no había forma de llegar hasta ahí sin haber escrito esas primeras cinco páginas y media.
Por supuesto, hay mil consejos más, algunos mejores y otros peores, algunos útiles para algunos e inútiles para otros. ¿Cuáles son los que os funcionan a vosotros, los que os llaman la atención, o incluso los que os parecen que hacen más daño que provecho? Nos encantaría que lo compartierais con nosotros en los comentarios.

FUENTE: LECTURALIA

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por comunicarse. GABY

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ARGENTINA PORTAL

NOTA

. Las imágenes en el Blog que no son propias son elegidas, en su mayoría, de Google Imágenes. Se agradece la posibilidad de poder utilizarlas con fines educativos y de difusión cultural.
.Los artículos publicados provienen de elaboración propia, de los autores y las páginas WEB mencionadas en cada uno de ellos. Nuevamente se agradece la posibilidad de poder utilizarlos con fines educativos y culturales.
. Las opiniones vertidas en el blog son responsabilidad de quienes las emiten.
. Se autoriza a utilizar información contenida en este blog siempre que se mencione la fuente.

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 2012-11-20-12

LICENCIA CREATIVE COMMONS

Licencia Creative Commons
El docente profesional por Gaby Bibliotecaria de Argentina se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://eldocenteprofesional.blogspot.com.ar/.