martes, 12 de febrero de 2013

Internet, donde nada se borra. Raul Martinez Fazzalari


Millones de datos circulan por la web, sin que nadie sepa qué ocurre con ellos y cuánto tiempo permanecerán allí. Qué debemos hacer para preservar nuestra privacidad.
Las redes sociales se han constituido en una inmensa memoria colectiva, que crece sin ningún tipo de control por parte de sus integrantes.

En el gran cuento de Jorge Luis Borges “Funes, el memorioso”, el personaje estaba condenado a una memoria eterna, infinita y completa, donde todo lo vivido, cada detalle, color, sonido o circunstancia, por más insignificante o trascendental que fuera, quedaba registrado en la mente del protagonista.
Esto era vivido como una condena: el proceso de recuperar los hechos y recuerdos podía convertirse en una pesadilla o en un proceso tan complejo por los infinitos detalles, ya que para recordar un día entero tardaba un día completo.
Internet se ha convertido en una inmensa base de datos y el problema es que no sabemos qué ocurre con ellos, cuánto tiempo quedarán en la web, qué uso se puede hacer de ellos o quiénes los ven. Son millones de contenidos que a diario se ingresan y que persisten más allá de las personas que los suben.
Internet, y en particular las denominadas redes sociales, se han transformado en una inmensa memoria colectiva (ajena a sus protagonistas), que crece sin ningún tipo de control por parte de los dueños de esos datos. La imposibilidad técnica de poder controlar el flujo de información es su reaidad actual.
Existen tres factores convergentes que fundamentan estas características. Primero, la multiplicidad de redes de accesos: por cable, líneas telefónicas de banda ancha, inalámbricas o fibra óptica. El segundo factor es la cantidad de dispositivos de accesos: computadores, celulares, notebooks y las últimas estrellas del mercado: las tabletas. Y tercero, lo que retroalimenta y desencadena el proceso de un crecimiento incesante, que es la inmensidad de contenidos existentes, variados y múltiples que la conforman.
Estas características delimitan la situación actual, más de 1.000 millones de accesos en el mundo, contenidos para todos los gustos y la imposibilidad fáctica de una regulación central.
Como usuarios, debemos tener presente que aquello que ingresamos, ya sean fotos, videos o documentos, es muy posible que nunca más podamos darlo de baja.
La pérdida del control sobre ellos puede derivar en que alguien lo comparta, lo copie o lo envíe por mail a otros usuarios, o simplemente lo guarde en su computadora. Lo que implicará la pérdida sobre ese contenido personal.
Podemos pensar que tenemos un control absoluto sobre nuestros datos y no es tan así, lo están demostrando los miles de videos y fotos factibles de apropiación y publicación sin permiso de sus titulares.
Imaginemos que ingresamos una foto a Facebook y que no tiene ninguna restricción de uso (como están configuradas la mayorías de las cuentas), la misma puede ser compartida por los “amigos”, y éstos con otras listas, allí es donde ese control se pierden en forma automática.
La experiencia sobre los pedidos y procedimientos para el retiro es dificultoso y su éxito no está garantizado, a pesar de los daños que muchas veces ocasiona.
Por ello, debemos pensar (y concientizar a los menores) sobre la necesidad de contar con cierta privacidad y que no es necesario cargar todas las fotos, datos o videos de nuestra vida privada o social, gustos, vacaciones, viajes, familia. Ya que, como imaginaba Borges, la memoria en Internet es infinita, amplia y eterna como la de Funes, el memorioso.
El Dr. Raul Martinez Fazzalari es abogado especialista en Derecho Informático.
FUENTE: CLARÍN

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Muchas gracias por comunicarse. GABY

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ARGENTINA PORTAL

NOTA

. Las imágenes en el Blog que no son propias son elegidas, en su mayoría, de Google Imágenes. Se agradece la posibilidad de poder utilizarlas con fines educativos y de difusión cultural.
.Los artículos publicados provienen de elaboración propia, de los autores y las páginas WEB mencionadas en cada uno de ellos. Nuevamente se agradece la posibilidad de poder utilizarlos con fines educativos y culturales.
. Las opiniones vertidas en el blog son responsabilidad de quienes las emiten.
. Se autoriza a utilizar información contenida en este blog siempre que se mencione la fuente.

IBSN

IBSN: Internet Blog Serial Number 2012-11-20-12

LICENCIA CREATIVE COMMONS

Licencia Creative Commons
El docente profesional por Gaby Bibliotecaria de Argentina se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Basada en una obra en http://eldocenteprofesional.blogspot.com.ar/.